Assouline

Hamptons Private

$115
“The Hamptons” es sinónimo de lujo. La simple mención del nombre, evoca imágenes de veladas junto a la piscina, grandiosas propiedades frente al mar y días interminables en la playa, socializando con el escalón superior. Pero antes de que esta famosa península se convirtiera en el refugio de verano de los glitterati, sus sesenta kilómetros de onduladas dunas de arena proporcionaron el paisaje perfecto para los colonos ingleses. Una vez que la alta sociedad de Nueva York se enteró de las encantadoras aldeas y el aire salado, sus miembros, desde los Ford hasta los Vanderbilt, pronto convirtieron a The Hamptons en un oasis de verano. Luego vinieron los creativos que buscaban la soledad, un lugar para escribir y dibujar, lejos de la cacofonía urbana. John Steinbeck en Sag Harbor. Jackson Pollock en Springs. Y Andy Warhol en Montauk. Ahora, Jay-Z y Beyoncé, Calvin Klein, Madonna, Alec Baldwin y Martha Stewart disfrutan de las casas de los Hamptons. Pueden provenir de diferentes reinos, pero ¿qué es algo en lo que todos los habitantes de Hampton, honorarios u oficiales, pueden estar de acuerdo? El lugar cuenta con un encanto único, uno que se transforma para satisfacer los deseos de su próximo huésped de temporada o habitante de toda la vida.

You may also like

Recently viewed